16.11.10

Señores, mi tiempo vale.-

Y es que parece que hay quienes se olvidan absolutamente de esto.
La decisión de dejar de trabajar para encargarme de los cuidados de mi hija fue pensada, evaluada y consensuada, de ninguna manera me dieron ganas de rascarme el higo y renuncié a todo por eso (y si así hubiera sido, qué¿?!). Y parece que la gente que me rodea, de un tiempo a esta parte ha decidido que mi tiempo no vale nada, que como no tengo obligaciones laborales mis días pueden ser organizados a diestra y siniestra como se les de la gana, sin preguntarme por lo menos si quizás había pensado yo ocupar mis minutos libres en otras cosas.
¡¡Minutos libres!! Pero si deben creer que paso los días  limándome las uñas y mirando novelas (y si así fuera, qué¿?!). Mis menospreciados minutos libres no existen, no en el inconsciente colectivo que supone que quedarse en casa a cuidar de un hijo es absolutamente facil, relajado, cómodo.
Es que este mundo en el que vivimos está convencido que el tiempo que no se usa para trabajar es tiempo al pedo, y que las mujeres que se quedan en sus casas son parásitos (si habré escuchado ese epíteto...) que viven del otro.
Bueno, quisiera que ustedes pasen no digo un día, por lo menos una semanita adentro de sus casas encargándose de todo y atendiendo a un hijo como se merece (porque vamos, nuestros hijos se merecen una madre presente full time por lo menos los primeros años de su vida y el que no esté de acuerdo me importa un pepino) y que luego me reciban con cara de feliz cumpleaños y una sonrisa de par en par, habiendo pasado la tarde solos levantando juguetes y barriendo galletitas.
Mi tiempo vale, señores. Se lo digo a ustedes, gracias a quienes las mujeres tuvimos que dejar nuestras familias y "realizarnos" dejando la crianza de los pequeños en manos de extraños.

Me importan un soberano bledo los títulos y honores, el único honor que me llevo a la tumba es el de haber amado y renunciado a todo por amor, porque la satisfacción personal no solo es el dinero, no al menos en mi vida.
Y encima, como mis actividades  principales son parte de un voluntariado no remunerado, peor aun: sigue siento considerado mi tiempo al pedo.
Y mi tiempo vale, señores.
A ver cuánto le pagarían a otra persona que haga mi mismo trabajo.
¡¡¡Estoy furiosa!!!!

5 comentarios:

Liou dijo...

Interesante...

N dijo...

no te enojes más, pero me río a carcajadas.
beso!

Anita dijo...

Me siente nuevamente muy identificada con vos. Yo tambien soy madre full time, y para los otros parece que nos da lo mismo ocho que ochenta..
Me llevas hasta alla...
No me irias a buscar a...
Te dejo los pibes..ya vengo...
Eh loco para!! Encima yo que tengo el si re facil!!!

Anónimo dijo...

Ni caso a esos comentarios, no dejes que te afecten. Yo no tengo hijos, pero el día que me decida a tenerlos será para criarlos YO, no para que lo haga otra persona.

Si económicamente te puedes permitir criar tú a tus niños y ocuparte de la casa, muy bien que haces. No te pagan por ello, pero no por eso deja de ser un trabajo (y además con dedicación total, las 24 horas y sin festivos). Las personas que hacen ese trabajo en casas que no son las suyas bien que cobran por ello, por algo será digo yo...

Pregúntale a tu niña cuánto vale para ella el tiempo que pasáis juntas y que le dedicas, y pregúntate cuánto vale para ti. Ahí tienes el valor real de tu tiempo. Y quien no lo comprenda... ajo y agua!

Violeta dijo...

Vamos todavía! me gusta esa actitud! ...y exigí aguinaldo!